Sobre los recursos no tecnológicos

En la entrada pasada les contamos sobre la alternativa que ofrece workaway.info para hacer voluntariados por todo el mundo asegurando así el hospedaje y la comida. Hoy queremos enfocarnos en los otros recursos de alojamiento que no tienen nada que ver con la tecnología, no son páginas ni aplicaciones, son lo que algunas empresas llaman “su recurso más valioso”: las personas.

 

La idea del viaje se fue construyendo poco a poco, y aún no muy seguros de emprenderlo empezamos a construir lo que sería una potencial red de conocidos, amigos y familiares a lo largo del recorrido. -Yo tengo un primo en Houston- dijo Beto, -Podríamos conocer también Texas- y así fue. Durante nuestro viaje por Estados Unidos hemos estado hospedados en mansiones, casas, hostales, moteles, hoteles, carpas y hasta hemos pasado noches viajando aprovechando para dormir en los buses; de todas estas, las casas de amigos y familiares son nuestras paradas más felices. Cuando llevamos nuestro hogar en una maleta no hay nada que nos impida disfrutar de un cómodo colchón inflable, sofa-cama o sleeping bag según sea el caso, nada nos hace más felices que poder compartir un momento cotidiano con las familias que visitamos, desde el café de la mañana o la cena hasta salir de paseo, lo común del día a día nos ofrece una magia especial para conocer mejor a las personas cercanas y entender su realidad.

Más allá de un lugar para dormir estas personas sin siquiera notarlo ni esperar nada a cambio nos han ofrecido calor de hogar: una buena conversación, un chocolate caliente, un paseo por la ciudad, un consejo, y sobretodo, nos han hecho sentir cerca de nuestras personas queridas, que es algo que no valoramos hasta que estamos lejos, o por lo menos en nuestro caso, este viaje nos ha hecho estar más cerca de las personas que queremos y que ahora tenemos lejos.

Luego de nuestro viaje por Utah y California que veremos en otras entradas, hemos sido afortunados en tener amigos y familia en cada lugar al que llegamos, fue así que estuvimos en Santa Cruz, Houston, Atlanta, Miami y ahora en Orlando. La familia, los amigos y a medida que vamos viajando vamos conociendo más personas que al saber de nuestras nobles intenciones se van uniendo a la causa y nos ofrecen su hogar como parada en algún momento de nuestra travesía. Esto es algo que vale mucho la pena hacer, no solo se trata de la fortuna de tener un lugar gratis para dormir y descansar sino de poder compartir con gente local la ciudad, la comida, las experiencias, que te enseñen y te muestren su ciudad desde su perspectiva, su estilo de vida, poder ver otros comportamientos y estar abiertos a otras formas de pensar, esto es muy interesante y nos expande mucho la mente a medida que vamos viajando y conociendo. Hemos compartido con personas de diferentes puntos de vista político, diferente dieta, trabajos, modelo de familia, edades y religiones, y esto ha enriquecido muchísimo nuestro viaje, pues aún sin haber cambiado de país ya sentimos la inmensidad del mundo en este pedacito.

Ahora, también hay que decirlo, quien está mas feliz es nuestro bolsillo porque en estas paradas nos ahorramos lo del hotel y en muchos de los

casos también las comidas. Y queremos hacer de esta una oportunidad para como viajeros darles más que consejos, unas pautas mínimas de cortesía para estas ocasiones en donde nos hospedamos en casa de alguien más:

1. Pregunten antes de usar o consumir algo, recuerden que están en casa de alguien más.

2. Dejen todo en su sitio, sean ordenados y atentos, nunca está de más una mano extra.

3. Colaboren con el orden y el aseo de la casa del anfitrión, aquí la mínima es tender la cama donde durmieron.

4. Cocinen algo rico para quien los hospeda, no tienen que ser cocineros expertos, lo que realmente importa es la intención y el sentimiento genuino de gratitud.

5. Si van a estar una semana o más procuren colaborar con víveres o algo de mercado, por más que te ofrezcan toda su comida una linda forma de convivir sanamente y ser agradecidos es comprar cositas para comer y compartir.

Estas son las que se nos han ocurrido, por supuesto deben haber muchas más pero ahí vamos construyendo esto a punta de experiencia, tanto desde que éramos anfitriones hasta ahora que somos los huéspedes.

Los invitamos a que compartan en los comentarios lo que ustedes esperarían de su huésped al momento de alojarlo, esto es útil tanto para nosotros como para todos aquellos viajeros que estén considerando este mismo recurso. Esperamos que les haya gustado y que nos compartan! En este momento, que lo hagan, es de gran ayuda para nosotros.

Agradecimientos especales a: Kaitlin Johnson y familia, Jaiver Sierra y Amigos, Juan Manrique, Andrea Morales y Pedro G, Johana Márquez y Daniel N, y a todos los que nos han ofrecido su hogar para el futuro, un abrazo muy especial para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s